Consejos para hacer teatro

  • Hacer es existir. En teatro vales lo que has puesto sobre un escenario. Si todo lo que tienes son proyectos, no tienes nada. Arranca.
  • Estar solo. Se puede hacer teatro desde una unidad individual, pero no es lo más recomendable. Necesitamos por tanto un gupo humano.
  • El grupo humano. Prescinde de los no muy convencidos. Tampoco los amigos de siempre suelen ser un buen recurso.
  • Espacio vital. Necesitas un espacio para ensayar. Si lo tienes tienes un tesoro. Es el problema más grave. La Dirección General de Juventud tiene unos pocos. La casa de la Juventud (Alcalá de Henares también) aunque son de muy dificil acceso. Algunos centros escolares y colegios mayores tienen espacios adecuados. Entérate y trata de llegar a un acuerdo con ellos. Recuerda que aquí nadie regala nada. A lo mejor contáis con modedas de cambio que no son dinero.
  • No todo el teatro es actuar. Al 99% de los aficionados lo que les atrae es salir a escena. Sobran actores (y sobre todo actrices), pero faltan buenos técnicos de luces, tramoyistas, modistas, maquilladores, gestores y sobre todo productores valientes. Repartíos el trabajo. Los que tenéis menos papel podéis hallar un campo fascinante.
  • La producción. Para todo hay que gastar un poquito de dinero. De dónde se saca es el gran problema. Si estás empezando no trates de medirte con los profesionales, no utilices sus vías de subvención. Si eres escolar o universitario procura seguir bajo el paraguas de tu centro el mayor tiempo posible. Prepara un proyecto serio con unos costes muy apñaditos y muy concretos. Si cumples unos pequeños requisitos te darán algo. No lo desestimes, coge lo que te ofrezcan. De todas formas creo que estamos demasiado acostumbrados a que nos lo dent todo gratis. Tal vez no pase nada si ponemos unas pesetillas de nuestro bolsillo para arrancar. Eso nos abre la posibilidad de encontrar vías de autofinanciación.
  • La elección del texto. Este es el momento más delicado. Sugiero no cambiar de opinión al respecto una vez inicado el proceso. Tiene que ser atractivo para el grupo y para el público, accesible y original. La duración ideal está entre los 50 minutos y la hora yveinte. Aparcad vuestra vena megalómana (apiadaos del público que os contempla con interés), olvidaos de los obrones si no vienen acompañados de una notable adaptación. Esta última, encargádesela a alguien que entienda un poqueito de literatura con nociones de teatro. No echéis en saco roto la opción de contar en vuestro grupo con alguien que le guste escribir. Representar una obra escrita para nosotros es un auténtico lujo.
  • La dirección. Es imprescindible que sepa lo que quiere y que el resto del grupo le apoye y no critique sus experimentos. Los ensayos están para eso. A la hora de la función ya no cabe la improvisación (salvo que a alquien se le olvide el texto). Otra posibilidad es dirigirla un poco entre todos. Si os ha invadido alguna vez esa "genial" idea, me veo en la necesidad de advertiros al respecto. No, por favor.
  • El reparto. Si la elección del texto se ha hecho bien, aquí no habrá problemas. Generalmente un 70% del elenco son chicas. La literatura, extraordinariamente machista, aporta un porcentaje contrario (70% de personajes masculinos). O hacemos "Las Troyanas" o "La casa de Bernarda Alba", o cómo solventamos el problema. En cualquier caso el responsable es el director@, podemos no entender su elección (deberá explicar lo que no esté claro), pero es imprescindible respetarla. Lo ideal es un texto con reparto de personas equilibrado. Cuidado con los protagonistas que tienen demasiado papel. Se saturan mientras que los actores con escaso texto se sienten decepcionados. Evitad también tener que interpretar personajes no acordes con vuestra edad o sexo.